martes, 10 de diciembre de 2013

Pádel para Todos (Consejo del día) (4)

Logo de la serie de consejos de "pádelparatodos.tv"


El consejo que vamos a mostrar en esta entrada hace referencia a una acción que se ve mucho en partidos de profesionales, o semi-profesionales, pero no tanto en jugadores/as aficionados. Sin embargo, es una acción que se debería de intentar más, intentando ir poniéndola en práctica en nuestros partidos amistosos o de entrenamiento, especialmente en aficionados que ya tengan un cierto nivel de juego. Se trata de "subir" a volear (directamente) el remate o bandeja del rival.

Otra acción a desarrollar en el futuro es “volear el remate”. No hay ninguna duda, que esto no es nada fácil. De todos modos, será algo que de a poco deberemos integrar a nuestro “repertorio” mejorando esta habilidad.

Para ello, el globo que nosotros ejecutamos deberá ser profundo y en lo posible que caiga en la “T” . De esta forma el rival no podrá ver a los rivales cuando se acerquen a la red, por un lado, y al caer el globo en el centro de la pista, no tendrá ángulo para “jugar a los lados”.
Pero se deberá entrenar "la volea de absorción” del remate rival, ya que éste será potente con toda seguridad”. Hay que recordar que, como concepto básico, siempre que se “bloquea” un remate, se debe dar la dirección desde donde “viene” la bola. Nunca trataremos de cambiar dicha dirección, ya que será muy difícil, corriendo muchos riesgos de error.

Por supuesto que ésta es una acción difícil de realizar, pero la realidad es que hoy por hoy ya es una herramienta más y no una acción esporádica que rara vez ocurre. Practicando mucho tendremos una “herramienta más” en nuestro “repertorio” y eso será otra ventaja más
.


Fuente: www.padelparatodos.tv (pág. de Facebook - Consejo nº 475).

domingo, 1 de diciembre de 2013

Toni Riveras - Pádel Coach

Toni Riveras, autor del blog de pádel "Toni Riveras - Pádel Coach"



Quiero presentar, y recomendar, la estupenda página web de un gran compañero y excelente profesional: Toni Riveras - Pádel Coach.

Toni es Licenciado en Educación Física, Profesor de Pádel y Coach (personal, ejecutivo y empresarial). Durante su trayectoria profesional ha sido docente de numerosas disciplinas deportivas, llegando ahora, algo tarde, tal y como él mismo comenta en su propia web, al mundo del pádel; desde luego, éste hecho no ha sido un impedimento para que esté llevando a cabo un excelente trabajo en el campo que nos ocupa, la enseñanza en el pádel.

Destacaría, como característica diferenciadora de su web, que sus artículos tienen un componente que va más allá de los aspectos que conciernen únicamente al pádel y todo lo que le rodea: clases, entrenamientos, alumn@s, etc. Debido, seguramente, a sus capacidades profesionales como coach, lo cual permite que sus alumn@s reciban una formación y enseñanza, complementarias, que les serán de gran utilidad.

Como ejemplo quiero dejaros un artículo publicado en su web, titulado "Lo importante es participar...¡lo importante es vivir!", que lo disfrutéis:

El otro día, durante un entrenamiento, una alumna (Ana, un día os la presentaré en el rincón del alumno) me preguntaba:
- Toni ¿Se pueden tener malos días en el pádel? -
- ¿A qué te refieres Ana? - 
- ¡Si hombre! Días de esos que todo te sale mal - 
Yo le respondí: - ¿De verdad tú crees Ana que existen días de esos? ¿Días en que TODO te sale mal?
Entonces fue ella la que me preguntó: ¿A qué te refieres?
Pues lo mismo que le expliqué a ella, os explico a todos vosotros.
No existen esos días, ni en el pádel ni en nuestra vida en general.
¿TODO? En un día alguna cosa buena nos ha pasado, seguro.
Igual que en un partido, seguro que algo bien hemos hecho, seguro.
La diferencia está donde enfoquemos nuestra atención durante nuestro día a día o durante el partido. Si enfocamos nuestra atención en las cosas que hacemos mal, solo veremos éstas. 
Si te has levantado por la mañana y no ha sonado el despertador, no había agua caliente, se te han quemado las tostadas y a todo esto le das una gran importancia, ¡estate seguro que todo lo que te vaya pasando va a ser malo! ¿Qué será lo siguiente? ¿El ascensor del trabajo no funciona? Podría ser... Pero me vengo a referir a que si no te sucede todo lo anterior, o no le has dado una importancia trascendental, ese "ascensor estropeado" no tendrá la misma influencia en ti y no lo meterás en el "saco" de cosas malas que te están pasando ese día que acaba de empezar y ya está casi lleno.
Es de vital importancia cómo dejamos que nos afecten las cosas.
La mayoría de ellas pueden ser vistas como "buenas" o "malas" solo según como nosotros queramos interpretarlas. 
Sí, estoy diciendo que lo que nos pasa depende de nosotros. Así, tal cual.
Y es lógico que hay cosas que no, de las serias de verdad (como una enfermedad, una tragedia) que el hecho de que las suframos no van a depender de nosotros. Pero si que hay millones de otras que tenemos una tendencia ilógica a darles una importancia que realmente no deberían tener.
Porque si de verdad me siento tan mal por ese "despertar turbulento" o por el resultado de una partida de pádel ¿cómo debo sentirme cuando me sucede una de esas situaciones que hemos catalogado como "de las importantes de verdad"?
Yo lo tengo claro. No hay días en los que TODO nos sale mal, ni partidos en los que no hacemos NADA bien.
Todos hemos oído a esa persona que dice: "Yo solo juego para divertirme..." Y luego es la primera en empezar a dar "palazos" ante una bola fallada.
Y si le preguntamos por ello nos responderá: "Es que yo me divierto haciendo las cosas bien, si salen mal no me divierte..."
¡Y ese es nuestro primer y gran ERROR DE BASE!
Lo que hacemos y lo que nos sucede, debemos valorarlo según LA INTENCIONALIDAD no según el RESULTADO FINAL.
La estrategia ideal para nuestro día a día y para nuestro juego debe ser la misma. Debemos tener claro quiénes somos, a qué aspiramos, los medios que tenemos para ellos, lo que debemos hacer y en base a todo esto plantearnos un objetivo real que podamos alcanzar.
Y todo lo que suceda dentro de esos parámetros debemos celebrarlo, ¡pero he dicho TODO! no solo lo que tenga que ver con el resultado. 
¡Esa es la auténtica clave! ¡CELEBRA!
Dejemos de estar en un continuo "funeral" permitiendo que el pesimismo gobierne nuestras vidas (o nuestras partidas).
Como ejemplo decir que: la crisis seguirá su curso queramos o no, y los años pasarán igualmente, así que está en nosotros buscar la mejor manera de vivir durante ese tiempo. Y si es con menos, que sea siendo felices ¿no?.
Pues lo mismo con nuestros partidos: si al final el resultado no es el esperado, esa actitud es la que realmente nos habrá hecho ser felices durante el juego y aprender la lección que debíamos aprender.
Será entonces cuando por fin viviremos una auténtica REVELACIÓN y le encontraremos sentido a la mítica frase de: "LO QUE IMPORTA ES PARTICIPAR"; y también cuando descubriremos la verdad sobre que ¡LO QUE REALMENTE IMPORTA ES VIVIR!